TRADICIONES NAVIDEÑAS ALREDEDOR DEL MUNDO

Mientras estamos entrando en estas fechas tan especiales, no quería dejar pasar la ocasión de escribir sobre la Navidad. Una de las cosas más bonitas de viajar es el acercamiento a otras culturas, ver que hay otras tradiciones además de las tuyas. Y, por supuesto, entre estas tradiciones entran las celebradas durante el período navideño.

Desde la comida, pasando por diferentes costumbres navideñas, formas de decorar, personajes que reparten regalos a los niños, tradiciones de fin de año o el día de Reyes, nos damos cuenta de las similitudes o diferencias entre países. De cómo los usos se han trasladado de un continente a otro o de cómo la distancia ha ido separando hábitos.

Entre otras tradiciones navideñas, no pueden faltar los dulces típicos sobre la mesa
Surtido de dulces navideños

Los dulces navideños han cruzado el océano

El turrón, un dulce tan español, fue introducido en España e Italia por los árabes. El famoso panettone de Italia, tan típico en estas fechas, ha sido trasladado a Argentina por los antiguos inmigrantes italianos. Hoy en día ¿quién no pone el típico pan dulce sobre la mesa en el país sudamericano? El querido queque navideño de los costarricenses no tiene otro origen que el plum pudding del Reino Unido. En países americanos como México, Colombia o Ecuador los buñuelos no faltan a la hora de preparar el banquete festivo. En unos países recubiertos con azúcar y canela, en otros con miel. El nacimiento del buñuelo está datado en la época de los romanos pero curiosamente los aztecas y mayas también lo consumían. En Brasil comeremos rabanadas, una versión de las torrijas con un toque más tropical ya que se bañan en leche de coco.

También podemos viajar a lugares más exóticos como Filipinas. Allí encontraremos un dulce llamado bibingka, un pastel de arroz que nada tiene que ver con todos los postres anteriormente mencionados.

Diferentes personajes son los encargados de repartir regalos

Las costumbres a la hora de hacer regalos, sobre todo las mágicas creencias que les inculcamos a los niños, también varían de un lugar a otro. La figura de Santa Claus o Papá Noel se está extendiendo cada vez más como encargado de repartir los regalos el día de Navidad. En cambio, en países como Alemania, Suiza o Rumanía el personaje de traje rojo y barba blanca se presenta el día de San Nicolás (6 de diciembre). En unos países trae regalos, en otros dulces y frutas. Eso sí, siempre suele ir acompañado por un personaje un tanto tenebroso cuya misión es castigar a los niños que se han portado mal.

Los regalos son los protagonistas en las fechas navideñas.
El regalo, protagonista absoluto de la Navidad

Los Reyes Magos siguen siendo los protagonistas en muchos países latinos y se encargan de repartir los regalos la madrugada del día de la Epifanía (6 de enero). Aunque existe otro personaje en algunas zonas de Italia que esa misma noche también se dedica a repartir regalos. Se trata de Befana, una bruja buena que lleva presentes a los niños buenos y a los malos les deja carbón (al igual que hacen los Reyes).

Aunque menos conocido, en el centro de Europa quien reparte los regalos es Christkindl, literalmente «el niño cristo». Se trata de un niño con alas que aparece en Nochebuena y deja los regalos debajo del árbol. Incluso en algunos lugares, ayuda a decorar el árbol y dejarlo todo listo para celebrar la noche mágica. En la mayoría de países Centro y Sudamericanos, sobre todo en las zonas rurales, también es el Niño Jesús el que lleva regalos la madrugada de Navidad.

Los orígenes del árbol de navidad y del pesebre son ancestrales

En cuanto a tradiciones navideñas, el árbol de navidad y/o el pesebre reinan en prácticamente todas las casas a un lado y al otro del planeta.

A pesar de que mucha gente cree que el árbol de navidad es una creación reciente, lo cierto es que hay evidencias de árboles navideños desde hace ya cientos de años. Aunque su origen no está claro y hay muchas historias y leyendas que giran en torno a su nacimiento, se dice que los celtas ya decoraban los robles durante los solsticios de invierno. En el siglo VIII San Bonifacio llegó a Alemania para evangelizarla y taló uno de esos robles. En su lugar plantó un abeto como símbolo de «vida eterna» y lo llenó de velas para poder predicar por la noche.

Los pesebres forman partes de las tradiciones navideñas desde hace cientos de años.
Figuritas sudamericanas para formar un bonito pesabre

Los pesebres, o belenes, tienen su origen en Italia. En 1223 San Francisco de Asís solicitó permiso al papa para representar el Nacimiento en la localidad de Greccio utilizando personas y animales de verdad. También existen documentos que acreditan que en el año 1021 se realizó una representación del Nacimiento con figuras de arcilla y terracota en la iglesia de Santa María de Nápoles. Pronto se convirtió en una costumbre que se trasladó desde las iglesias a las casas italianas y en el Renacimiento llegó hasta España. Pero no fue hasta la mitad del siglo XVIII que el rey Carlos III lo difundió entre las colonias españolas en América y en las islas del Pacífico.

Otra tradición muy arraigada en muchos países es la quema del Yule Log

La época navideña resulta extraña con el calor del trópico si vienes del hemisferio norte
Cuando vienes del hemisferio norte te resulta extraño celebrar la Navidad con temperaturas tropicales.

    Además del árbol y del pesebre, en el norte de Europa son imprescindibles las velas y las coronas de adviento, al igual que tampoco puede faltar la quema del Yule Log (tronco de navidad) o Mock. En Filipinas se coloca un parol en las casas, una antorcha que simboliza la estrella que guió a los reyes de Oriente hacia el pesebre. La gente en Etiopía viste de blanco para las celebraciones navideñas, allí llamadas Ganna.

En cada uno de nosotros está el desmaterializar la Navidad

Como ves, hay tradiciones para todos los gustos y creencias. El mundo tiene mucho que enseñarnos y hay que aprender a mirar con otros ojos y, eso viajando se aprende rápido. Seamos más o menos católicos, mucho o nada creyentes, la verdad es que la Navidad siempre ha envuelto esta época del año con un aura especial. Es verdad que el consumismo de hoy en día está desvirtuando ese espíritu de la Navidad, pero en nosotros está el conservarlo. Debemos aprender a separar el mundo material que nos rodea de la esencia de estas fechas y disfrutar de forma sencilla, sin grandes ostentaciones.

¡Feliz navidad!


¿Te gustaría viajar y conocer las diferentes tradiciones que tienen en otros países? No dudes en consultarme acerca de los servicios que te puedo ofrecer.


¿Te ha gustado este artículo? CompárteloShare on Facebook
Facebook
Email this to someone
email
Tweet about this on Twitter
Twitter