EL NORTE DE PERÚ: UN TESORO POR DESCUBRIR

     Sin lugar a dudas debemos de ser de las poquísimas personas, por no decir las únicas, que han visitado Perú y no han estado en Machu Picchu. Hablo con la gente y no se lo acaba de creer. ¡¿De verdad que has viajado a Perú y no has ido a Machu Picchu?! Incluso viajando por esas tierras, los propios peruanos no daban crédito: ¿Os gustó Machu Picchu, ya habéis estado?.. ¿No? Entonces, ¿vais a ir después?… ¡¿Tampoco?!

Kuélap
Los yacimientos arqueológicos menos conocidos esconden grandes sorpresas

     ¿Cómo se puede organizar un viaje a Perú y no visitar el destino peruano por excelencia? Yo siempre quise ir a ese país y, cómo no, la primera imagen que me venía a la mente era la de las maravillosas ruinas incas con ese increíble telón de fondo. Y, por supuesto, el día que decidimos el destino de nuestro siguiente viaje teníamos claro que había que amoldar nuestro itinerario a los días que debíamos pasar en Cuzco para hacer la obligada y tan deseada visita.

¿Se puede realizar un viaje a Perú sin visitar Machu Picchu?

     Contábamos con 23 días para el viaje, así que empezamos a buscar toda la información posible acerca de otros destinos de Perú. Como siempre nos ha gustado salirnos un poco de los circuitos tradicionales empezamos a leer acerca de algunos lugares que nos resultaron muy atrayentes, sobre todo de la Amazonia. Surcar las aguas del grandioso río Amazonas, adentrarnos en el bosque tropical más extenso del mundo,…¡eso empezaba a sonar muy interesante!

Amazonas
Haciendo amigos mientras surcamos el Amazonas

     Al hablar de Perú siempre nos vienen a la cabeza los incas, pero hubo mucho más que aquella famosa civilización. Descubrimos otras culturas anteriores que han dejado legados espectaculares en el norte del país, desde la desértica costa hasta la selva alta. Leímos acerca de impresionantes ruinas que hasta hace poco únicamente eran accesibles tras varias horas de caminata montaña arriba y que ahora están camino de convertirse en yacimientos de mayor relevancia que el propio Machu Picchu.

Descubrimos que el norte tiene mucho que ofrecer

Gocta
Disfrutar de este paisaje completamente a solas es un hecho que no tiene precio

     ¿Y qué decir de los Andes? Lagunas de un color tan extraordinario que llega a hipnotizar, montañas nevadas, glaciares, pueblos que mantienen sus tradiciones como antaño,…

     La balanza se estaba empezando a inclinar demasiado hacia el norte de Perú, así que era hora de empezar a plantearnos si realmente valía la pena perder días saltando de una punta a otra del país. Empezamos a valorar la visita a Machu Picchu: es el lugar con la mayor concentración de turistas de todo Perú y en consecuencia han tenido que limitar el número diario de visitantes. Todo a su alrededor gira en torno al turista. La entrada al yacimiento es carísima, así como lo es el acceso hasta él (tren, autobús,…). Los alojamientos y restaurantes se aprovechan de la situación por lo que los precios también se encarecen,… Por consiguiente, intentamos autoconvencernos de que los contras pesaban más que los pros y nos centramos en organizar nuestro viaje sólo por el norte.

     Así que, aunque con muchísimas ganas de descubrir ese lado menos conocido de Perú, partimos rumbo a Sudamérica con esa espinita clavada en silencio por haber dejado fuera de nuestro circuito una de las maravillas de este mundo.

Los contrastes del norte de Perú nos dejaron fascinados

Chan Chan
Yacimientos con extensiones inimaginables

     Sin duda ¡la espinita nos la quitamos de encima al poco de empezar nuestra aventura! E incluso ahora, un año y medio después de ese fantástico viaje, puedo decir que no me arrepiento en absoluto de nuestra decisión y no echo en falta el haber visitado lo que nadie osaría perderse.

     El norte de Perú nos ofreció un viaje completo e inolvidable lleno de contrastes: desierto, montaña, selva,… Indudablemente nos regaló paisajes espectaculares que a día de hoy aún nos estremecen de emoción al recordarlos. También nos enseñó que posee muchísimo más que la imagen que nos venden del país. Además, nos invitó a entrar en contacto con su gente de una manera natural sin la presión que ejerce la saturación de viajeros. Pero, sobre todo, nos sentimos afortunados por haber podido disfrutarlo sin la masificación turística que se está extendiendo por todos los rincones de nuestro planeta.


Si te gustaría realizar un viaje por el norte de Perú, no dudes en adquirir esta guía alternativa. Entra aquí


¿Te ha gustado este artículo? CompárteloShare on Facebook
Facebook
Email this to someone
email
Tweet about this on Twitter
Twitter