Un granito de solidaridad

Un granito de solidaridad
Poblado beduino en las afueras de Alepo (Siria, 2005)
Un granito de arena
Comedor solidario en el templo Gurdwara Bangla Sahib, Nueva Dehli (India, 2011)

     Si estás leyendo estas líneas, eres una persona muy afortunada. Y no tiene nada que ver con que hayas encontrado mi página web. Lo que quiero decir es que eres una persona con suerte porque probablemente no te encuentres entre una de las más de 700 millones de personas que viven bajo el umbral de la pobreza. No resides en un país sumido en constantes guerras ni eres víctima de las grandes injusticias de este planeta. Somos agraciados porque el destino, algún dios, el azar o cualquier fuerza mayor en la que creamos nos ha colocado en el lado de los favorecidos.

     Soy muy consciente de este hecho y cada día doy gracias por ello. No me falta de nada y tengo la grandísima suerte de haber podido recorrer mucho mundo (y ojalá pueda seguir haciéndolo). A veces han sido viajes por países primer mundistas, pero muchas otras lo han sido por países menos agraciados en los que ves de primera mano la pobreza, sientes las necesidades y las injusticias o que desgraciadamente al cabo de un tiempo entran en una guerra siempre injusta con los más inocentes.

     Por todo ello no me basta con ser agradecida... y por eso la mejor manera de mostrar esa gratitud es aportando un granito de arena para que en algún lugar, ya sea cerca o lejos, alguien pueda vivir un poquito mejor. Yo decidí hacerlo haciéndome socia de varias ONGs. Al fin y al cabo lo que para mí representa una suma ridícula, tal vez una cena el sábado por la noche, para una persona necesitada puede ser una pequeña salvación.

     Y siguiendo este pensamiento tuve muy claro que desde que naciera Mil Formas de Viajar, un pequeño porcentaje de las ganancias iba a ser destinado a fines solidarios. Este es mi compromiso y espero que con él consigamos para mañana un mundo un poquito mejor que el que tenemos hoy.

 

Miriam

Image
Image
Image

En la actualidad, hay más de 70 millones de personas que se han visto obligadas a huir de sus hogares por la persecución, la violencia o la guerra. ACNUR es la Agencia de la ONU para los Refugiados que trabaja en 134 países para dar ayuda y atender a los millones de personas que lo han perdido todo.

 

Una de las grandes emergencias a día de hoy es la de Siria, donde ya han pasado 8 años desde el inicio de la guerra. Después de tantos años, hay más de 13 millones de personas que precisan ayudar humanitaria urgente. ACNUR trabaja sin descanso para poder dar a todas las personas la ayuda que necesitan, dándoles desde materiales de emergencia como kits que incluyen mantas o lámparas solares hasta educación para que los niños vuelvan a tener una vida normal y la esperanza de un futuro.

ACNUR

Image
En la Gran Mezquita OMeya de Alepo y en Palmira, Patrimonio de la UNESCO desde 1980
Image

 

Visité Siria en el 2005. El  país  me emocionó por su belleza, su patrimonio cultural y sobre todo por sus gentes, unas de las más amables que me he encontrado a lo largo de mis viajes. La guerra que se desató en el 2011 me entristeció de manera especial. Por la situación que viven estas personas me he unido al Comité español de ACNUR, para darles toda la ayuda que necesitan. De las ventas que realice y las comisiones que me lleve a través de las ventas indirectas, un 2% irá destinado a los millones de sirios que se han visto afectados por la guerra.

 

Miriam